Juan Martín de Pueyrredón

Juan Martín de Pueyrredón

(1777 – 1850)

Autor: Felipe   Pigna                                                                      

 

Nació en Buenos Aires el 18 de   diciembre de 1777. Estudió en París y regresó a Buenos Aires en 1806, poco   antes de la primera invasión inglesa.Fue uno de los líderes de la   resistencia contra el invasor al frente del regimiento de Húsares, y fue uno   de los artífices de la rendición británica ocurrida el 12 de agosto de 1806.   Como premio a su valor el Cabildo de Buenos Aires lo envió en calidad de   diputado a las Cortes de Madrid. En 1809 regresó al país y en 1810 fue nombrado   Gobernador de Córdoba por la Primera Junta.En 1811, asumió el cargo de General   en Jefe del ejército del Alto Perú hasta marzo de 1812, cuando fue   reemplazado por el General Belgrano.Pueyrredón regresó a Buenos Aires y   fue convocado a incorporarse como miembro del Primer Triunvirato al caducar   el mandato de uno de los triunviros. Tras la caída del Triunvirato fue   detenido y confinado a San Luis. En esta región ganó un gran prestigio y fue   electo diputado por Cuyo ante el Congreso de Tucumán. Bajo la influencia de   San Martín y el fuerte apoyo de Buenos Aires y el Alto Perú, fue designado   por el Congreso para ocupar el cargo de Director Supremo de las Provincias   Unidas del Río de la Plata el 3 de mayo de 1816. Desde esta función, colaboró   activamente con la campaña libertadora de San Martín.

En abril de 1819, renunció a su   cargo y marchó primero a Montevideo y luego a Francia. Regresó al país en   1849 y falleció pocos meses después, el 13 de marzo de 1850.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar

 

 

Podemos visitar el Museo alusivo a nuestro prócer en San Isidro

Museo “Brigadier General Juan Martín de Pueyrredón”

Veamos su página web:

http://museopueyrredon.org.ar/

Más información…..

Nació en Buenos Aires
Patriota, precursor de la independencia y Director Supremo. De padre vasco   francés, de noble origen y madre argentina de ascendencia irlandesa. Educado   en París. Se dedicó al comercio. Se inició en la milicia durante las   invasiones inglesas. Al principio actuó como funcionario de enlace entre los   ingleses y el Cabildo, pero pronto se percató de que la ayuda para la   independencia no vendría de éste y se incorporó a los defensores patriotas.
Junto con sus hermanos organizó el regimiento de húsares en las afueras de   Buenos Aires. En mérito a su bravura en la lucha, Pueyrredón fue nombrado   teniente coronel del ejército por Santiago de Liniers y confirmado en tal   cargo por el rey. Elegido delegado de Buenos Aires para transmitir la buena   nueva de la reconquista a España y requerir ayuda para los porteños.
En Europa fue testigo de la   decadencia del gobierno español e infirió que la mejor política para su país   era la independencia absoluta. Convencido del fracaso de su misión escribió   al Cabildo de Buenos Aires, aconsejándole no reconocer al virrey (Cisneros)   elegido por la Junta española. Estas cartas fueron interceptadas por Martín   de Álzaga, quien convencíó al Cabildo de que Pueyrredon era peligroso para   los peninsulares.
Elio, gobernador de Montevideo, recibió órdenes de capturar a Pueyrredón.   Este eludió la captura y regresó a Buenos Aires. Se unió a sus amigos   Belgrano, Castelli, Vieytes, Beruti y Rodríguez Peña en el proyecto de   nombrar a Carlota Joaquina regente en Buenos Aires durante el cautiverio de   su hermano Fernando VII de España. Con este fin llevó correspondencia a   Carlota Joaquina, en Río de Janeiro, pero recibió poco estímulo
A su regreso a Buenos Aires en 1810 se enteró de la Revolución de Mayo e   inmediatamente ofreció sus servicios a la junta patriótica, que lo nombró   gobernador de Córdoba, que en aquel entonces no solamente comprendía la   actual capital, sino también la región de Cuyo. Invitó allí a criollos y   peninsulares a unir sus fuerzas; en enero de 1811 fue transferido a la   Audiencia de Charcas. Como presidente e intendente.
Durante su estada allí se enteró del desastre de Huaqui; se trasladó de   inmediato a Potosí donde se apoderó de la Casa de Moneda y emprendió la   retirada a Jujuy y Tucumán, temeraria hazaña esta, que salvó el tesoro para   la causa patriótica; nombrado comandante en jefe del ejército del Norte,   reorganizó las fuerzas; más tarde resignó este cargo a favor de Manuel   Belgrano para asumir nuevas funciones como miembro del Primer Triunvirato;   este Triunvirato cayó en 1812.
Pueyrredón fue hecho prisionero en Matanza y finalmente en San Luis; durante   su permanencia en Cuyo se entrevistó en 1814 con el gobernador San Martín; en   1815 regresó a Buenos Aires.
Pueyrredón fue designado para representar la provincia de San Luis en el   Congreso de Tucumán. La representación de Cuyo estaba integrada por Tomás   Godoy Cruz, Justo Santa María de Oro, Francisco Narciso de Laprida y Juan   Agustin Maza El Congreso, bajo la influencia de San Martín y el fuerte apoyo   de Cuyo, Güemes, Buenos Aires y el Alto Perú eligió a Pueyrredón como   Director Supremo.
Pueyrredón viajó a Salta para resolver problemas entre Rondeau y Martín   Güemes. Removió a Rondeau del ejército del Norte y nombró a Belgrano en su   reemplazo, poniendo término á la resistencia provincial. En una reunión   celebrada en Córdoba con San Martín estudió el proyecto de éste de invadir a   Chile y decidió asignar al asunto máxima prioridad. Ínterin el Congreso de   Tucumán declaraba la independencia.
Durante su gobierno (1816-1819) Pueyrredón ejerció tremenda influencia sobre   el país. Su determinación de apoyar la organización, equipo y financiación de   la propuesta expedición libertadora de San Martín a Chile y Perú (para   completar la conquista de la independencia Argentina) exigió unidad política   y sacrificio financiero, pero Pueyrredón no vaciló en hacer uso tanto del   poder político como del militar, siempre que fuese necesario para continuar   proporcionando su apoyo. Gobernó durante un período muy difícil, las fuerzas   luso brasileñas invadieron la Banda Oriental.
Pueyrredón encaró también serios problemas políticos en la nueva nación,   envuelta en rivalidades y conflictos personales. Se aproximaban las guerras   civiles entre fracciones que finalmente desembocaron en centralistas versus   federalistas. Como Director Supremo, Pueyrredón representaba la autoridad central   pero nunca se identificó con los porteños.
Trató de reforzar la unidad nacional empleando, siempre que fuera posible, la   moderación. No obstante sus buenas intenciones, los problemas contra el   gobierno del directorio proliferaban por doquier; cuando regresó de Tucumán a   Buenos Aires, halló a ésta dividida en cuanto a la invasión Portuguesa, y a   Córdoba y Santiago del Estero en rebelión.
A fines de 1816 había recuperado el control de todas las provincias, excepto   en el litoral, pero existían indicios de crisis en la ciudad de Buenos Aires,   debido principalmente al aumento de los impuestos para solventar la   expedición libertadora de San Martín, los forzosos préstamos contraídos y   otros problemas económicos y políticos; se iba acrecentando el número de disidentes   y opositores de su gobierno, en 1817 se descubrió una conspiración y sus   dirigentes fueron exiliados
Carrera, el caudillo chileno, apareció en Buenos Aires, tratando de seguir   viaje a Chile, pero Pueyrredón, temiendo que interfiriera con las operaciones   de San Martín, le impidió continuar su camino y ganó su enemistad; Los albe   aristas iniciaron una campaña difamatoria contra Pueyrredón. El Director   Supremo intentó suprimir las revueltas internas e incurrió en el error de   tratar de lograr la derrota de los caudillos de Entre Ríos y Santa Fe   (Ramírez y E. López) creyendo que sería suficiente el apoyo de hombres   fuertes secundarios; en 1819 era evidente que el problema entrañaba algo más   que una mera rebelión militar; el 12 de febrero de 1819, los efectivos de   Estanislao López obligaron a las fuerzas gubernamentales a subscribir el   armisticio de San Lorenzo, que trajo una paz transitoria.
En ese momento Pueyrredón había concluido su período de gobierno. La   constitución de 1819 había sido firmada, el país permanecía independiente;   Chile era libre y Santa Fe estaba pacificada; fatigado por la continua   oposición y abrumado por su precaria salud, Pueyrredón presentó su renuncia   en abril de 1819, el Congreso rehusó aceptarla pero finalmente cedió ante su   reiteración, el 9 de junio.
Mientras estuvo en el poder trató de organizar las finanzas públicas, fundó   la Caja Nacional de Fondos, precursora del primer Banco, la Casa de Moneda,   las reglamentaciones aduaneras, varios periódicos, reabrió el Colegio de San   Carlos como Colegio de la Unión del Sur, organizó el estado mayor del   ejército, los tribunales militares y consolidó la deuda nacional; en 1820   solicitó permiso para salir del país y viajó a Europa pero regresó al cabo de   un año; en 1829 trató infructuosamente de lograr la paz entre Lavalle y   Rosas; después vivió sosegadamente en su finca de San Isidro, provincia de   Buenos Aires, donde murió y fue inhumado sin pompa alguna, como un ciudadano   común

fuente: http://www.todo-argentina.net/biografias/Personajes/juan_martin_de_pueyrredon

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s